Customer support:

Soluciones para las diferentes manchas del verano

by Tu Belleza Estética | Posted in Cuidado facial | No comments yet. | 274 views on this post

Ya casi hemos dejado atrás el calor, sin embargo, el sol nos ha dejado un incómodo recuerdo, las antiestéticas manchas del verano que suelen aparecer sobre el rostro, el cuello y los brazos. Antes que nada conviene distinguir entre los tres tipo de manchas cutáneas que podemos encontrar en nuestra piel para actuar de la forma más correcta en según el caso. Está más que probado que las radiaciones solares son perjudiciales para la salud de nuestra piel, pero, no todos los tipos de manchas están provocados directamente por su acción, en algunas ocasiones, aceleran un problema que ya existe.

Lentigos solares: Son las típicas manchas del verano, de color marrón, planas e irregulares. Aparecen en las partes del cuerpo más expuestas al sol como cara, cuello y brazos y son consecuencia directa de la sobreexposición y prolongada a lo largo del tiempo a los rayos del sol. Estas lesiones aparecen en personas de raza blanca, con el paso de los años se hacen más evidentes.

Melasmas: Aparecen por cambios o alteraciones hormonales de las personas, especiamente, embarazo, toma de anticonceptivos, o determinados fármacos como pueden ser actiacné o antibióticos. Pueden afectar a cualquier edad, especialmente, a partir d elos 20 años. Aunque el causante de estas manchas no es el sol en sí mismo, su radiación incrementa la pigmentación y hace más evidentes estas manchas.

Melanoma: Son manchas con bordes irregulares, cierta asimetría y de distintos tonos, que van del marrón al negro. Puede aparecer de improviso o tratarse de la alteración de una mancha ya existente. Hay que consultar al dermatólogo en cuanto observemos una pigmentación corporal de este tipo, ya que son cancerígenas y su detección precoz es fundamental.

Cómo combatir las manchas del verano

El mejor ataque para estos tres tipos de manchas es una buena defensa, por eso, antes de curar, intentemos prevenir utilizando cremas fotoprotectoras durante todo el año. Los rayos del sol son también peligrosos en invierno, aunque su luz nos alcance menos horas al día.

Si, aún así, nos aparecen esos antiestéticos lentigos solares y melasmas tenemos dos opciones:

Tratamiento tópico con cremas despigmentantes o anti-manchas. Son tratamientos dermocosméticos, como pueden ser peelings químicos con agentes queratolíticos, que tratan de eliminar las capas más superficiales de la piel que han quedado dañadas. Son productos testados dermatológicamente que podemos utilizar sin ningún riesgo, aunque hay que ser muy constante en su uso, si queremos ver resultados. La utilización de un exfoliante puede ayudar a que tu tratamiento de despigmentación sea más efectivo.

Tratamientos definitivos, criocirugía en spray y láser. La crioterapia está basada en la congelación de la lesión con nitrógeno líquido, que luego se va disolviendo y desaparece. Por su parte, el láser capta la melamina de la mancha y provoca una pequeña herida en su lugar. Esta herida, como cualquier otra, evolucionará hasta una pequeña que costra que finalmente caerá, recuperando el color habitual de la piel. Si decides optar por estos tratamientos más definitivos, confía sólo en profesionales médico-estéticos que te ofrezcan garantías.

 

Design and Development by Diseñador Web | David Espert © 2015 | All rights reserved!